21 años de libertad

Distribuir contenido

Hace 35 años: El día en que Frei Montalva propuso una Asamblea Constituyente

27 de Agosto de 2015 -

Hace 35 años, un frío 27 de agosto de 1980, se vivió en el Teatro Caupolicán uno de los momentos más importantes en la oposición a la dictadura. El ex Presidente Eduardo Frei Montalva pronunció el que probablemente sea el discurso más importante de toda su trayectoria política, al cuestionar abiertamente el plebiscito fraudulento para aprobar la Constitución de 1980.

La historia de Frei en la oposición es compleja. Pasó de ser un duro detractor de la Unidad Popular a creer ingenuamente que los militares tras el golpe le entregarían el poder a los civiles. Aunque al principio apoyó a la Junta Militar en los objetivos de “reconstrucción nacional”, su distanciamiento se hizo evidente y rompió de frentón con el régimen en 1976. A partir de ese momento su figura se transformó en un disidente que sería permanentemente seguido y espiado. Fue en ese contexto que se atrevió a liderar la campaña por el “No” de cara al plebiscito para aprobar la Constitución elaborada por la Comisión Ortúzar y Jaime Guzmán, y que se celebró sin garantías ni registros electorales el 11 de septiembre de 1980.

Con la izquierda chilena exiliada y prohibida, de pronto Frei se transformó en el único líder de oposición que tenía cierta influencia y acceso a la prensa. Sus críticas al plebiscito no fueron solamente de forma, aquel 27 de agosto hizo un largo diagnóstico sobre lo que había ocurrido en Chile y reconoció que el Golpe Militar había conculcado la mayoría de las conquistas sociales que diferentes gobiernos y movimientos populares lograron durante el Siglo XX. Aunque su autocrítica no fue del todo explícita, asumió que la democracia perdida en 1973 era por lejos el mejor camino para lograr soluciones y zanjar diferencias, remarcando que su destrucción constituía una herida abierta para el país.

En esa línea afirmó varias veces que la “democracia no es el caos”, y propuso que una vez logrado un gobierno de transición, se debía llamar a una Asamblea Constituyente sin exclusiones que diera a Chile una institucionalidad con mejores capacidades para resolver los conflictos.

El discurso fue transmitido en cadena por las radios Chilena y Cooperativa junto a sus asociadas a lo largo de  todo el país, sin embargo, la televisión ejerció una feroz censura. TVN le dedicó a Frei apenas 30 segundos, mientras en Canal 13 se leyó un comunicado de 50 segundos con militares armados apuntando a la locutora de continuidad. Peor aún fue en Canal 11, donde el destacado comunicador Patricio Bañados se negó a leer el guión oficial que acusaba a Frei de “marxista”, siendo despedido de inmediato y sufriendo por largos años el veto de los canales de televisión.

El resultado no sorprendió a nadie. Pinochet logró ratificar su Constitución con un 67,04 % de votos “Sí”, frente a un 30,19% de preferencias por el “No” y un 2,77% de sufragios nulos. Aquella fue una noche de euforia para el régimen, en la cual el "Capitán General" se atrevió a pronosticar un futuro de consumismo medible en “autos” y “televisores a color” y otros bienes que cada chileno podría tener dentro de una década.

Eduardo Frei siguió adelante con sus críticas desde la oposición, pero fue envenenado por la CNI y murió el 22 de enero de 1982.

Facebook Mail

Comenta con tu Facebook

Compartir es mejor!. Salvo indiquemos lo contrario, nuestros contenidos están bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 2.0. Creative Commons Atribución-NoComercial 2.0.

Resúmenes - Administrar